24 octubre 2018

La paja se ha usado como material de construcción desde la antigüedad, sobre todo en el continente africano y normalmente mezclada con barro.

Ahora, empaquetada en forma de balas rectangulares y de tamaño uniforme, sirve para todo tipo de construcciones y es una tendencia al alza. “Las balas de paja son un material constructivo como puede serlo la piedra o el ladrillo, y se puede aplicar de muchas maneras diferentes, no hay una única técnica, depende del edificio que se construya”, indica Rikki Nitzkin, una de las mayores expertas en este tema en España, coordinadora de la Red de Construcción con Paja y directora de obra y formadora en Taller Con Co.

 

Balas de paja en vez de ladrillos: la alternativa sostenible que gana adeptos

 

Para todo tipo de edificios

“Se pueden construir todo tipo de edificios con balas de paja. La única diferencia es que los muros serán un poco más gruesos que los de otros materiales”, dice Nitzkin. Lo más habitual son viviendas unifamiliares encargadas por personas especialmente interesadas en utilizar este material sostenible, pero también se han construido edificios públicos, como escuelas, por ejemplo, y en Francia se ha realizado diversos bloques de apartamentos de hasta ocho plantas.

 

Balas de paja en vez de ladrillos: la alternativa sostenible que gana adeptos

 

Material ecológico, aislante y saludable

Las razones para elegir la paja como material de construcción son muchas y variadas. “Es un material renovable, es la paja de los cereales de las cosechas habituales: trigo, centeno, cebada, arroz… No tiene coste ecológico más allá del transporte de las balas de paja”, explica la experta. Lo más importante es que las balas estén bien hechas, que sean de forma regular.

Una de las grandes ventajas de construir con balas de paja es su alta capacidad de aislamiento, equivalente a unos veinte centímetros de lana de roca, mucho más de lo que se necesita en un edificio. La casa resultante, por tanto, mantendrá mucho más la temperatura interior, con lo que el gasto de energía para calentarla o enfriarla se reduce drásticamente.

Normalmente los muros de paja se suelen recubrir de materiales naturales como barro, cal, tierra o madera “que no contienen elementos tóxicos, estos edificios están también pensados para cuidar nuestra salud”, añade Rikki Nitzki.

 

Balas de paja en vez de ladrillos: la alternativa sostenible que gana adeptos

 

Duradera y resistente al fuego

“Una casa de paja puede durar mucho más que una que hormigón”, afirma rotunda la experta. “Hay edificios hechos con paja y barro que tienen miles de años. Y conocemos casas de balas de paja de más de cien años, cuando se empezó a usar este sistema de construcción, y están en buenas condiciones, mientras que encontrar casas de hormigón de más de cien años no es tan fácil”.

Una de las dudas que se suelen plantear al pensar en la paja como material de construcción es su resistencia al fuego. “Se han hecho muchas pruebas técnicas y se ha comprobado que un muro de paja revocado con dos centímetros de cal o tres centímetros de tierra resisten al fuego 90 minutos (que es lo que dura la prueba), más de lo que duran otros materiales de construcción como el hierro o la madera, por ejemplo”, concluye Nitzki.

 

Balas de paja en vez de ladrillos: la alternativa sostenible que gana adeptos